Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

¿Cuál es la esencia de la vida?  Crecer, evolucionar, desarrollarse, expandirse, cambiar, transformarse, reinventarse.

La vida nos esta susurrando continuamente al oído. Muchos de esos susurros son cosas excepcionalmente buenas, porque la vida está deseando poner en nuestras manos muchos momentos buenos, más de los que nosotros somos capaces de abarcar. Si bien, para que esos susurros se materialicen tenemos que decir SI. SI a nosotros mismos, en primer lugar, SI a nuestros sueños, SI a nuestro futuro aún por desvelar y, desde luego, SI a la vida.

En la vida no vamos a obtener lo que queremos. En la vida vamos a obtener lo que somos. La mejor inversión que podemos hacer en la vida es invertir en nosotros mismos, en nuestro desarrollo y evolución como seres y proyectarlo en nuestros sueños, proyectos, metas, objetivos, ambiciones, capacidades, habilidades y talentos.

En la vida, si queremos conseguir algo que ahora no tenemos debemos convertirnos en alguien que ahora no somos. La vida es una espiral ascendente. Y en lo mas alto de esa espiral reside el AMOR.

la esencia de la vida coaching adolescentes

También existe otra espiral descendente, sustentada en sus cimientos por el miedo. El miedo no existe, sólo existe en la mente, y se proyecta sobre un lienzo en blanco al que llamamos futuro.

Habitualmente uno se paraliza o huye ante el miedo. Y lo más curioso es que en el centro, en el núcleo de ese miedo no hay nada, está vacío. Depende de cada uno decidir en qué espiral quiere vivir y también cuan cerca del Amor o del miedo.

Y el Amor, al igual que el éxito y el bienestar no es algo que uno persigue, es algo que uno atrae hacia sí mismo por quién es y por en quién se está convirtiendo. Porque tanto el Amor como el éxito y el bienestar siempre buscan un buen lugar donde habitar.

amor coaching adolescentes

Somos el resultado de nuestra percepción de nosotros mismos y de cómo nos relacionamos con nuestra realidad, con nuestra vida, con el mundo.

Si nos percibimos a nosotros mismos como seres que merecen amarse a sí mismos viviremos una vida con gratitud. Y cada momento que expresamos gratitud hacia la vida estamos creando un espacio vacío para ser llenado con más cosas por las que sentirnos agradecidos. Y como únicamente podemos ofrecer aquello que tenemos o, mejor dicho, aquello que somos, únicamente podemos ofrecer Amor si somos Amor.

Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0