Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Al final la vida va de esto. De encontrar tu hogar. De encontrar el hogar en cada una de las áreas de nuestra vida.

De encontrar un lugar en el que vivir al que sientas que perteneces, en el que cuando entres sientas que estás en casa, que todo está en su sitio, y que todo está donde tiene que estar. Quizás para unos sea grande, para otros pequeño. Quizás para unos sea una casita y a otros no les baste el mundo entero, y tengan que sentir que cada lugar del mundo es su hogar.

De encontrar una familia, unos amigos que sientas que son parte de ti y tú parte de ellos. Personas de esas que no te exigen más de lo que tú quieres dar, que cuando cruzas una breve mirada con ellos, sientas que siglos de sabiduría viajan en ella. Personas que te acepten tal y como eres, personas a las que tú aceptes tal y como son.

Podría decir que el hogar es también una forma de obtener recursos para mantenerse, un trabajo, un negocio, una forma de vida, que te permita sentir que estás en casa, que has nacido para eso, que nadie puede hacer mejor que tú lo que estás haciendo, que no podrías estar haciendo una tarea mejor que la que estás haciendo.

Un hogar, de sitios, de personas, de labores, que sientas que esa es la vida que tienes que vivir, la vida para la que has nacido.

Un hogar del que si te echan, querrás volver. Quizás no será el mismo, quizás tendrá otros colores distintos, quizás no será en el mismo lugar. Pero seguirá siendo tu hogar. Seguirás sintiendo que este es tu lugar en el mundo.

formacion coachinga adolescentes nini joven mallorca

¿Te gustaría encontrar tu hogar?

El primer paso para encontrarlo, probablemente el más importante, es conocer de su existencia. Saber que existe.

Porque si no sabes que existe, jamás podrás buscarlo. Si no sabes cómo es, no sabrás que has llegado. Porque si no sabes que hay que ir a por ello, te quedarás en el primer sitio que encuentres y te conformaras con esa casa, con esas personas, con ese trabajo, con esa vida. Y un día, un día lejano, quizás pienses que viviste una vida que no era la vida que tú querías, la vida que tú merecías.

Por eso, si aún no has encontrado tu hogar, quizás es el momento de empezar a soñarlo, y solo con eso, ya se va forjando el camino hacia tu hogar. Porque si no sabes dónde vas, no hay camino, pero cuando sabes dónde vas, si no llegar por un camino, si no llegas por el lugar, y con los medios que tenías previsto, siempre encontrarás otra forma de llegar.

sea

Yo lo sé. Yo lo sé, porque he vivido en sitios que no eran mi hogar, porque una vez pensé que tenía que conformarme en esos sitios, en esa vida. Yo lo sé porque he encontrado mi hogar, porque primero tuve que soñarlo, porque tuve que probar varios caminos para llegar. Y porque lo sé, me gusta acompañar a las personas, y crear espacios para que sueñen.

Los adolescentes y los jóvenes, aún no han perdido su capacidad de soñar. Podemos hacer que sueñen bien, podemos hacer que tengan herramientas para crear sus propios destinos, para que encuentren su hogar, y para que tengan vidas bien vividas.

Conoce nuestras formadas en coaching para adolescentes en Mallorca para este verano.
Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0