Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0

Hoy me presento a mi misma, junto con Juanjo Martín fundadora de este proyecto, que desde que ha empezado, me ha enseñado que tiene vida propia. Más que ser promotora de este proyecto, siento que este proyecto me promueve a mi.

¿Quién eres?

Soy mamá, hija, fui nieta, amiga, creativa, valiente, trabajadora incansable, enamorada de la vida, amante de la aventura, de la acción, la espontaneidad, de mi familia y del mar.

Aunque viví algunos años de mi vida pensando que quería ser una princesa de los cuentos, como queremos ser muchas de pequeñas, con el tiempo me he dado cuenta de que lo que realmente me apetece ser es el hada madrina, porque esto de la magia, especialmente la magia de la vida, siempre ha sido algo que me ha hecho vibrar.

Mis valores son la libertad y la generosidad, y me encantará honrarlos con este proyecto.

¿Cuál es tu sueño?

Mi sueño es un mundo mejor. Que mis hijos tengan una educación de la que puedan sacar lo mejor de sí mismos, que para ellos la educación sea sinónimo de diversión, curiosidad, emoción… Mi sueño es un mundo en el que cada uno de nosotros pueda vivir de su pasión, en el que cada persona del mundo viva una vida bien vivida y consciente. Mi sueño es generar abundancia a mi alrededor.

Una vez tuve un sueño que se llamaba VadeVida, y hoy es realidad, por eso sé que el resto de mis sueños también pueden convertirse en realidad.

¿Cuál es tu recuerdo más bonito?

Tengo cientos, quizás miles de recuerdos bonitos. Soy incapaz de elegir uno, porque cada día que pasa voy atesorando más y más. Desde las sonrisas de mis hijos, sus ocurrencias, esa brisa que te acaricia la mejilla, la magia de los cursos de coaching en los que he participado y sigo participando, bañarme en el mar a primera hora de la mañana cuando aún no hay nadie, o ver un atardecer, o la luna llena que me dice al oído que todo está bien.

vadevida coaching adolescentes mar

¿Cuál es el obstáculo en tu vida del que has salido más reforzada?

Vencer el miedo que me ha paralizado algunas veces en mi vida, y quizás durante demasiado tiempo. El miedo a empezar una vida nueva, cuando la que tenía no era la que yo quería, el coger la maleta, cerrar la puerta, cruzar la cortina de humo y lanzarme al abismo.

¿Cuál es tu visión de un mundo mejor?

Un mundo en el que se viva un nuevo paradigma en la educación, en todos los lugares del mundo, en el que se eduque desde dentro hacia afuera, y no de afuera hacia dentro. En el que se respete el ser. Un mundo en el que todas las personas sientan que estar vivo es algo absolutamente maravilloso y que se sientan dignos de vivir la vida que realmente desean vivir. Un mundo en que las personas decidan subirse al tren de su vida y no quedarse en la estación sentados, viendo como pasa un tren tras otro, mientras ellos ven la vida pasar sin ser sus propios protagonistas.

Un mundo que sé que ya está empezando y del que yo formo parte.

vadevida coaching adolescentes subete al tren

¿Qué crees que puede hacer VadeVida para colaborar en tu visión del mundo?

Mira, te lo explicaré con un cuento, que creo que puede servir de metáfora de lo que te quiero decir:

“Una vez hubo un enorme incendio en la selva. Todos los animales huían despavoridos, ante el fuego imparable y amenazador que devoraba su hogar. De pronto un león vio pasar a un resuelto colibrí en dirección al fuego. Siguió corriendo, y de repente vio pasar otra vez al colibrí.

A la tercera vez que le vio pasar preguntó:

-¿Se puede saber qué haces, pequeño colibrí?

Y el colibrí le contestó:

-Voy a por agua al río, cogiendola con el pico para echarla al fuego y tratar de apagarlo.

El león se rió a carcajadas de él, y con ironía le dijo:

-¿Pero cómo vas a apagar el fuego tú solo, con ese diminuto pico que tienes? Jamás lo vas a conseguir, el fuego es muy grande y poderoso, y la diminuta cantidad de agua que tú llevas no sirve para nada. Mejor deja de esforzarte, pues tu trabajo es inútil y la selva se perderá igualmente.

El colibrí le contestó entonces:

-Yo solo me limito a hacer mi parte.

Después de eso se marchó decidido volando a por más agua”.

cuento colibri coaching adolescentes


Así pues, en VadeVida necesitamos sentir que hacemos al menos nuestra parte. Quizás seamos tan pequeños como el colibrí, pero somos igual de valientes e igual de insensatos para trabajar en lo que estimamos realmente importante: las vidas bien vividas. 

Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0