Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook18Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn24

¿Crees que sabes soñar? Si eres como muchos que crees que soñar no tienen ningún secreto ya te voy diciendo yo que quizás puedes estar equivocado. Después de años de profesión, de los talleres de VadeVida y de hablar y compartir mi tiempo con decenas de personas sé que el soñar bien es una de las claves del éxito, y que la mayor parte de la población sueña “mal”.

Clave número 1. No le pongas límites a tus sueños. Cuando uno empieza a soñar con cosas que le gustarían, con metas que le gustaría alcanzar, con vidas que le gustaría vivir, de repente aparece una voz que dice…”este sueño no es para ti”, “tú no puedes”, “tú tienes hijos”, o “tú no tienes dinero”, o “tú jamás podrías”. Entonces en ese sueño, de repente cae una nube negra, y de un plumazo dejamos de soñar en eso, cerrando la puerta a todo un mundo de posibilidades que se abren cuando uno empieza a soñar en las cosas que realmente desea. No lo permitas, no le pongas límites, no necesitas dinero para soñar y en los sueños tú puedes ser, alcanzar, jugar a todo aquello que te propongas. No te prives del placer de soñar con lo que quieras.

42260391 - child to prepare for the trip

Clave número 2. No busques el camino, busca el sueño. Yo nací en un pueblo llamado Campos. Desde ahí hay carreteras que salen hacia otros pueblos: Santanyí, La Rapita, Porreres, Llucmajor y La Colonia. No hay ningún letrero que indique como llegar a París o como llegar a Buenos Aires. Si solo te fijas en los caminos que salen del lugar en el que estás, solo encontrarás el sitio que realmente buscas de casualidad. Lo mismo para los estudiantes, si solo se fijan en los estudios que existen en la Universidad más cercana, jamás encontrarán aquello que realmente anhelan, porque las opciones son muy limitadas. Sueña en lo que quieras, y luego busca el camino. Sueña con París, o con Bangladesh, o con Silicon Valley. Una vez que te permitas soñar en lo que quieras ya buscarás el camino.

Clave número 3. Da igual que no exista. Ni Google, ni Facebook, ni Whatsapp, ni la bombilla, ni la penicilina, ni ninguna de cualquier cosa revolucionaria que haya cambiado el mundo se inventó porque ya existía algo igual. Todos tuvieron una idea que no existía y encontraron el camino hasta desarrollarla. Por eso permítete soñar en cosas que no existan, por muy locas que parezcan. Sueña en lo que te dé la gana.

ingredientes-para-son%cc%83ar-suen%cc%83os-vadevida

Clave número 4. No sueñes precocinados. No es lo mismo querer comer paella que una comida que tenga gambas. Si yo sueño en que quiero comer paella, las posibilidades se limitan un montón. Pero si quiero comer algo que tenga gambas, las posibilidades entonces son infinitas. Espaguetis, gambas al ajillo, gambas en Salsa Thai y así miles de platos. Por eso es importante que cocines tus sueños con los ingredientes que tú quieras. Recuerdo que cuando yo soñaba con mi vida laboral ideal, soñaba con trabajar desde casa, escribir, viajar de vez en cuando entre otros muchos ingredientes. Los buenos platos se cocinan en casa, con buenos ingredientes, uno a uno y a fuego lento. Los buenos sueños también. Por eso, si quieres soñar con una nueva carrera profesional, o si quieres ayudar a soñar a los más jóvenes de la casa, pregúntale por los ingredientes de su sueño. Luego, aprender a cocinar ya es lo de menos, y si el plato no sale bien, pues siempre puedes ir perfeccionando. 

Clave número 5. Recréate en tus sueños. Elige tu sueño, con sus ingredientes, sin límites, y recréate. Cierra los ojos y obsérvalo. Haz más grande la imagen, ponle más luz, imagínate cómo te sientes ahí, que oyes, qué ves a tu derecha, qué ves a tu izquierda, imagínate que eres tú que estás viviendo tu sueño, luego sal, mírate a ti mismo desde fuera viviéndolo. Dale vueltas, por delante, por atrás, cómo si fueras a comprar algo carísimo y estuvieras comprobando que vas invertir bien tu dinero.

coaching-adolescentes-mallorca-carrera-profesional

Y es que soñando invertimos mucho más que nuestro dinero, invertimos nuestro tiempo presente. Pero también invertimos nuestro tiempo futuro, porque soñar bien, es lo que nos abre las puertas a los futuros soñados. Porque jamás podrás tener aquello que no consigas soñar. Y si sueñas, un ratito cada día, sin ambición, sin prisa, despacio, sin miedo, con confianza, de repente vas viendo caminos que jamás habías visto para llegar hasta allí, posibilidades que se abren, y un día, cuando quizás ya no lo esperas encuentras tu propia luz.

Por favor comparte: ayúdanos a que más gente, como tú y como yo disfruten de una Vida Bien Vivida...Share on Facebook18Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn24